MISIONES MEDICAS, UN NUEVO MUNDO

El médico Cristiano Cambiando al Mundo

Dr. Ricardo Zandrino

El título de esta conferencia suena un tanto ambicioso, y lo es, pero creo que haciendo algunas consideraciones es adecuado y un verdadero reto para todos nosotros:
Es un mandato bíblico. "Y (Jesús) les dijo: - Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura." Marcos 16:15.
Nosotros Sus hijos, deberemos hacer la obra que Dios nos ha encomendado y dejar en manos de Dios los resultados.
No todos los médicos estamos llamados a una tarea misionera internacional, pero sí todos estamos llamados a servir con fidelidad, amor y excelencia a nuestro Dios y a nuestro prójimo.
Vivimos en un mundo muy complicado y en constante proceso de cambio y transformación, a ese mundo debemos dirigirnos para predicar el Evangelio a través de nuestro servicio. Un mundo en el que casi la mitad de la población total padece de malnutrición.


Formas de cambiar al mundo

I.- Yendo al mundo con nuestra fe y nuestra profesión.

"Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra." Hechos 1:8.
Hay diversas formas de predicar el Evangelio, debemos verbalizarlo con palabras comprensibles e inspirados por Dios, pero también podemos hacerlo sirviendo con nuestra profesión médica, que el instrumento que tenemos en nuestras manos, y dejando traslucir a través de nuestra actitud de servicio y amor a nuestro prójimo el amor de Dios que mora en nosotros.

Hay personas que están llamadas a esta tarea de ser testigos en regiones y países lejanos, y estos deben ser fieles al llamado y avanzar en su tarea con la confianza y la autoridad que Dios les da para llevar a cabo esta tarea. Es la misma autoridad que se le dio a Josué cuando Dios lo encomendó a su misión de llevar a Su Pueblo a la tierra prometida, y le dijo: "Yo os he entregado, tal como lo dije a Moisés, todos los lugares que pisen las plantas de vuestros pies." Josué 1:3. Claro que Dios también le dio una promesa que confirma Su respaldo: "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios, estará contigo donde quiera que vayas." Josué 1:9.

Aquí encontramos una combinación perfecta de trabajo conjunto con Dios: la participación humana a través de los recursos del esfuerzo y la valentía, y la participación de Dios con su promesa de que estará con Sus hijos a donde quiera que vayan.

Quero citar algunos casos emblemáticos, entre los miles de siervos de Dios fieles, que siendo médicos dedicaron sus vidas a Dios yendo al mundo para cambiarlo en la época que les tocó vivir.


Lucas el médico amado
(colosenses 4:14)

Este es el título que le dio el apóstol Pablo a su fiel compañero de viajes misioneros. Se desconoce el lugar de su nacimiento y no se tienen datos sobre el lugar y las circunstancias de su muerte.

Lucas era médico y no solamente se encargaba de cuidar la salud de Pablo y de sus compañeros de viaje, sino que seguramente asistiría a los enfermos de las distintas regiones que visitaban en sus viajes misioneros.

Según lo que podemos deducir de la carta a Filemón 1:24 y 2 Timoteo 4:11 ("sólo Lucas está conmigo"), el doctor Lucas acompañó fielmente al apóstol Pablo en sus prisiones, y estuvo con él en la prisión de Roma hasta sus últimos días.

Además de médico, Lucas era parte de un equipo evangelizador cuya tarea más importante era llevar el evangelio a todo el mundo conocido en aquella época.

Este médico es el autor del Evangelio que lleva su nombre y del libro de Hechos de los Apóstoles, dejando plasmado un maravilloso testimonio que ha transformado la vida de miles y millones d personas en todo el mundo, no sólo de aquella época, sino hasta el día de hoy y lo seguirá haciendo en el futuro porque forma parte de la Palabra de Dios.


Doctor Albert Schweitzer (1875-1965)

Alemán. Fue un eximio organista, el mayor intérprete de Juan Sebastián Bach en su época. Fue constructor de órganos en Alemania y Francia. Además fue Teólogo y Filósofo.

Cierta vez, caminando por una ciudad de Alemania, vio una estatua que representaba las victorias de Alemania en el África. Representaba a un militar alemán en actitud altiva debido a los éxitos miliares y a un grupo de aborígenes nativos de raza negra a sus pies. Pero esa imagen causó en este espíritu sensible al dolor humano, una gran compasión por esos aborígenes desamparados de todo cuidado. Decidió estudiar medicina y cuando se recibió viajó al África y se internó en la selva del África Ecuatorial Francesa, hoy Gabón, y trabajó en el Hospital de Lambarene como médico.

Dejó su brillante carrera de músico, y sólo volvía a Europa para dar conciertos para recolectar dinero para mantener la obra medica en el Hospital de Lambarene.

En 1952 ganó el Premio Nobel de la paz.

A partir de su ejemplo de dedicación y entrega muchos se inspiraron y lo imitaron como médicos misioneros en África y en otros países carenciados del mundo.


Dr. David Livingstone (1913-1873)

Escocés. Fue medico misionero en el África. Fue el Explorador más importante de la historia del África y filántropo. Como explorador descubrió entre otras cosas, las cataratas Victoria en 1855.
Fue pionero en la lucha contra el comercio de esclavos.

En 1873 lo encontraron muerto en Chitambo, actualmente Zambia. Estaba arrodillado al lado de su cama en actitud de oración. Su corazón fue enterrado en el lugar de su muerte, a pedido de los aborígenes. Su cuerpo fue luego trasladado por sus dos fieles ayudantes, quienes hicieron cientos de kilómetros a pie a través de la selva llevando su cuerpo hasta llegar al puerto de Zanzíbar, en África del este, desde donde fue trasladado a Inglaterra y se lo enterró definitivamente en la Abadía de Westminster en Londres.


Dr. Denis Burkit

Quiero presentar su caso porque es una persona contemporánea a nosotros y compartió con quienes estamos aquí presentes su afiliación a la Sociedad Médica Cristiana Internacional (ICMDA). Fue presidente de la Sociedad Médica Cristiana de Inglaterra "Christian Medical Fellowship" y Vicepresidente de ICMDA.

Fue médico misionero en África y científico. Hay un cáncer que lleva su nombre, el linfoma de Burkit, que estudió en niños estando en África. Allí también investigó la importancia de las fibras en la alimentación, lo cual despertó el auge de la alimentación con fibras. A partir de su descubrimiento cambió en gran medida la dieta, no sólo de Occidente, sino de todo el mundo. Se lo llamaba "El doctor fibra".

Es conocida la frase que repetía cuando finalizaba sus numerosas conferencias científicas:

"Las actitudes son más importantes que las habilidades.
Los motivos son más importantes que los métodos.
El carácter es más importante que la inteligencia.
La perseverancia es más importante que el poder,
Y el corazón toma precedencia sobre la cabeza".


¿Qué sucede en el día de hoy?

En el día de hoy, en nuestro mundo globalizado, quizás el perfil del misionero solitario que se interna en la selva o en el campo no sería tan apropiada, ahora hay proyectos médicos misioneros en los cuales uno puede incorporarse a tiempo completo o a tiempo parcial. Hay oportunidades de servicio en los cuales uno puede dedicar algunos meses o algunos años de servicio.

Ejemplo del proyecto Medsend del Dr. David Topazian. Este es un buen ejemplo de proyectos que funcionaba en la actualidad. Se dedica a enviar jóvenes médicos de Estados Unidos recién recibidos, y la institución se encarga de pagar las cuotas bancarias de créditos que utilizaron durante sus años de estudiantes, para que cuando regresen luego de la obra misionera, puedan reinsertarse laboralmente en su país.


Las vocaciones secuenciales

Actualmente hay un nuevo concepto sobre la vocación, ya no se considera la vocación solamente como un único llamado para toda la vida, si no como un concepto más flexible de sucesivos llamados a distintas tareas en el transcurso de la vida. Dice el autor y psiquiatra Scott Peck en su libro "Un mundo por nacer" que la clave para aprovechar estos llamados secuenciales consiste en estar abierto para captar el nuevo llamado y la disposición para abandonar la vocación anterior para abrazar la nueva.

En el tema que nos convoca hoy, alcanzando al mundo con nuestra profesión, es probable que en algún momento podamos dedicar algunos meses o quizás algunos años a la obra médica misionera.
Hoy en día también se habla en ambientes cristianos evangélicos de "el segundo llamado" o "la segunda carrera". Se trata de personas que se jubilan siendo relativamente jóvenes y con capacidad profesional todavía latente, con gran experiencia, que ya han criado a sus hijos y con un sustento económico asegurado, que deciden como matrimonio servir a Dios algunos años útiles como médicos misioneros. ¿No sería interesante pensar en un proyecto similar para nuestra vidas, si Dios lo permite?


II. Otra forma de cambiar el mundo: Siendo files en la situación laboral en la que Dios nos puso.

"Su señor le dijo: Bien buen siervo y fiel: sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor." Mateo 25:21.

Si bien todos somos llamados a ser conscientes de un mundo en necesidad, a orar y a ayudar económicamente, es posible que Dios llame a algunos a trabajar en nuestro humilde pueblo, en el campo o en la ciudad. Deberemos ser fieles en el lugar en el que hemos sido llamados, y podemos confiar que nuestro servicio cotidiano hecho con dedicación a Dios y a nuestro prójimo, en Sus manos dará su fruto, y este servicio puede cambiar el mundo.

Como dice Teilhard de Chardin: "No olviden que el valor y el interés de la vida no es tanto hacer cosas conspicuas... sino cosas ordinarias con la percepción de su enorme valor".

Cierta vez a un niño muy inteligente pero también muy travieso, la madre le dio una tarea para que se entretenga mientras ella atendía a su visita. Cortó en pequeños pedazos un mapa del mundo y se lo dio para que lo arme, mientras pensaba "con esta tarea tendrá para un buen rato de distracción". Pero cuál fue su sorpresa al ver que pocos minutos después el niño traía el mapa perfectamente ensamblado en su totalidad. "Pero ¿cómo hiciste?" le preguntó la madre, a lo que el niño respondió: "Di vuelta los trozos de papel del mapa y me di cuenta que en la página de atrás había la figura de un hombre, armé el hombre y luego di vuelta la página y el mundo estaba armado".

Así nos sucede a nosotros; si servimos a cada hombre o mujer por más humilde que sean, estaremos sirviendo a toda la humanidad, y el resultado de la transformación estará en las manos de nuestro Dios.

Entonces los justos le responderán diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos, o desnudo y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte ?". Respondiendo el Rey, les dirá: "De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis". Mateo 25: 37-40.

Popular posts from this blog

CANCER DE PULMON-Conflicto de Nido

OBESIDAD Y BIODESCODIFICACION