"Cuando Mozart trabaja con tonalidades menores no es nunca una cosa casual; un do menor, un sol menor, trae muchas consecuencias. Además, el diálogo que se produce en los movimientos lentos de los conciertos para piano entre los instrumentos de viento y el solista, más una participación tenue de las cuerdas, es una suma que no creo posible superar. Pero no utiliza el lenguaje romántico: está permanentemente en el equilibrio del bon goût del siglo XVIII, es decir, el concepto de no ofender al auditor, con situaciones menos formales y más expresivas."


- Jaime Donoso
Director de Orquesta y Decano de la Facultad de Artes, PUC

Popular posts from this blog

CANCER DE PULMON-Conflicto de Nido

OBESIDAD Y BIODESCODIFICACION